EL precio de la seguridad

La misma intromisión en la intimidad personal que vemos en el libro de Larsson, le podemos encontrar en nuestro día a dí con solo echar un vistazo a nuestro alrededor. Constantemente se viola nuestra intimidad por medio de cámaras instaladas en los lugares más comunes y bases de datos a las que tenemos que vender nuestra intimidad a cambio de una serie de servicios.

Sin embargo, la sensación de seguridad que nos dan estos sistemas nos ha llevado a aprender a convivir con ellos. Pocos son los que todavía reparan en la presencia de las cámaras de vigilancia cuando realizan actividades cotidianas como ir en el metro o hacer la compra en un supermercado. Y sistemas de vigilancia como los de los cajeros automáticos dan, a muchos, una gran tranquilidad a la hora de sacar dinero en un banco. Éstos, son sistemas que han demostrado resultar de gran ayuda a la hora de resolver casos de robos o de violencia, ante los que el ciudadano suele encontrarse indefenso.

Larson muestra en estos libros una realidad extrema que nos hace reflexionar y reparar en la actitud intrusiva a la que las autoridades nos someten en pro de nuestra seguridad. Nos propone un nuevo periodismo de denuncia en el que el periodista se confunde con un investigador privado.

Ana Herrero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: