Suecia mola

Hablando con un amigo me comenta que quiere irse a vivir a Suecia. Que en España estamos muy mal y somos casi tercermundistas. ¿Será verdad? Pues parece ser que sí. Algunos datos reveladores al respecto. Lo que se cuece en nuestro país ya lo sabemos lo que vivimos en él y sentimos curiosidad por las publicaciones diarias. Suecia entró en una crisis fiscal brutal a principios de los noventa –vamos muy retrasados respecto a ellos- y necesito un revulsivo para recuperarse y entra en la Unión europea cosa que hizo en 1995 aunque sin adoptar el euro y manteniendo la corona sueca. Tienen uno de los índices más altos de Desarrollo Humano y es potencia económica mundial. Si todavía os quedan dudas definamos el IDH -índice de desarrollo humano-. Es una medición elaborada por las Naciones Unidas (PNUD) y se basa en un indicador social compuesto por: vida larga y saludable (según la esperanza de vida al nacer), educación (tasa de alfabetización de adultos, duración de la obligatoriedad escolar y matriculación de primaria, secundaria y nivel superior) y nivel de vida digno (medido por PIB per cápita en dólares). En defintiva, tenemos que cisitarla de momento y luego decidir. Peor que aquí seguro que no estaremos.

Otra curiosidad es que me entero que Larsson se basó en el personaje de Pippi Calzaslargas para crear a Lisbeth Salander. No sé realmente que propone Stieg con su trilogía. Su mujer asegura que la cuarta novela de la serie la empezó a escribir antes de su muerte prematura. No creo que sea una nueva política, existen demasiadas similitudes con la nuestra –gracias Ayuntamiento de Santa Coloma por ejemplo-. Dudo que se atreva a dibujar una moral de nuevo cuño ya que la doble moralidad tiñe las tramas de los libros y teje el gancho principal de la serie. Quizás podríamos decantarnos por el periodismo pero no creo que sea el caso ya que este periodista empezó a escribir por afición en 2001 a la edad de 47 años. Es decir que sus últimos tres años de vida le han labrado a su familia unos beneficios que él no pudo disfrutar en vida. Pero no desviemos la ironía de su persona sino digamos las cosas por su nombre. Más que intentar reflejar algo nuevo se vuelca en describir una sociedad corrupta y llena de atrocidades. Exactamente como la que vemos en las noticias a diario. Traduce en libros de muchas páginas los sitios más ocultos de la humanidad pero que están latentes cerca de nuestra vecindad, en nuestro puesto de trabajo. Vemos tantas coincidencias en nuestra vida, entorno e incluso en nuestras propias carnes que no podemos parar de leer en cuanto abrimos la página uno del primer libro. He aquí otro bestseller de la era de la información con el mérito de contar algo habitual y veraz como la vida misma.

ROSER LÓPEZ GAYA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: