Los rifirrafes de Justicia y Libertad

Como tantos otros matrimonios, el de Libertad y Justicia tenía sus más y sus menos: a Libertad le gustaba la película de Tv3, mientras que Justicia quería ver Dónde estás corazón; Libertad prefería ir a comprar los sábados a Caprabo y Justicia era más de Mercadona; Libertad era partidaria de hacer limpieza general cada dos fines de semana y Justicia insistía en contratar una asistenta; Libertad quería pasar la Noche Buena en casa y Justicia había ya planeado una romántica cena en casa de sus padres; una quería irse de vacaciones a las Bahamas y la otra a la Cerdaña.
Lo que tenían claro es que se irían de vacaciones y, con suegros o no de por medio, pasarían las Navidades juntos; que la casa estaría limpia; que el sábado irían a comprar, y que el viernes por la noche se acurrucarían en el sofá frente al televisor.
Libertad se negaría a aguantar los chistes y el cocido navideño de los suegros, pero reconocería que, hoy por hoy, no pueden permitirse un viaje a las Bahamas. Asimismo, Libertad accederá a hacer la compra en Mercadona siempre y cuando tengan los yogures más baratos; pero, si Justicia está en plan ahorro, se negará a contratar a una asistenta.

El llegar a fin de mes decide los rifirrafes de este matrimonio. El llegar a la Verdad zanja las disputas entre Justicia y Libertad.

Meritxell-Anfitrite Álvarez Mongay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: